La conjuntivitis se define como una inflamación de la conjuntiva.
¿Y qué es la conjuntiva? Es una membrana mucosa semitransparente que cubre los párpados (conjuntiva palpebral), el tercer párpado (conjuntiva nictitante) y la superficie anterior de la esclerótica (conjuntiva bulbar).
Contiene muchos vasos sanguíneos de pequeño calibre y en muchos casos presenta pigmentación sobre el borde del tercer párpado.
Para evaluar la conjuntivitis es necesario saber su evolución (aguda o crónica), el estado general del animal y tratamientos recientes administrados. 

Bulldog conjuntivitis

Síntomas:

Suele presentarse molestia ocular más que dolor, un aumento de la secreción ocular y lagrimeo, quemosis (edema) e hiperemia (aumento de número y grosor de vasos sanguíneos).
La secreción puede ser serosa, mucosa, purulenta o hemorrágica.
Algunas conjuntivitis forman folículos, lo que indica estimulación del Sistema Inmune, y son más frecuentes en casos crónicos.

Etiología:

Agentes infecciosos: virus del moquillo, bacterias (estafilococos, estreptococos)
Agentes irritantes, polvo
Procesos autoinmunes: Pénfigo.
También puede ser secundaria a procesos palpebrales: entropion/ectropion, distriquiasis (pestañas ectópicas), o de los sacos lacrimales: Dacriocistitis.

Tratamiento:

Se debería tratar la causa primaria con colirios antibacterianos de amplio espectro para las conjuntivitis infecciosas.
La limpieza con sueros salinos ayuda a una mejoría clínica, si además se emplean sueros refrigerados que disminuyen la inflamación.
En algunos casos es necesario tratamientos sistémicos.

Nota:

La Manzanilla, tan empleada en humana es contraproducente en perros, ya que usualmente empeora los síntomas por irritación.

 

Bulldog Sculpture