El Embarazo Psicológico, Falsa Gestación o Pseudociesis es un fenómeno clínico en el cual la hembra exhibe manifestaciones de gestación y amamantamiento sin haberse llevado a cabo una fecundación.

Para entender el origen hay que conocer un poco el ciclo hormonal y reproductor de la perra, que es un tanto particular.

En TODAS las perras, al comienzo del Estro (celo) comienzan a subirles las concentraciones plasmáticas de Progesterona, que es la hormona encargada de mantener a posible gestación. Esa concentración elevada de Progesterona se mantiene durante cerca de 50-60 días haya o no una gestación en proceso.

Los niveles de Progesterona en sangre inducen cambios comportamentales y físicos en la hembra (agrandamiento del tejido mamario, ganancia de peso por retención de líquidos...) signos que pueden hacer pensar en una gravidez cuando no existe.

En algunos casos, estos niveles altos de Progesterona desencadenan una cascada hormonal que origina la producción de secreción láctea por los acinis de las glándulas mamarias.

Las hembras que padecen estos trastornos suelen acoger objetos y los asimilan a cachorros. También se observa irritabilidad, falta de apetito, inquietud...

Tratamiento:

SIEMPRE se debe excluir la gestación antes de iniciar un tratamiento contra este tipo de desorden hormonal.
Una vez descartada la gestación se procederá a administrar el tratamiento únicamente en las hembras en las que se ha producido Galactorrea (producción láctea).
El medicamento que suele emplearse es Cabergolina, a 5µg/kg y día durante 5 a 7 días, o Metergolina a dosis de 0,1 mg/kg cada 12 horas durante 6-8 días.
Aplicar paños fríos sobre la zona ayuda a reducir la tumefacción de las mamas.
En casos muy recurrentes está recomendada la Ovariohisterectomía.

Nota:

Las hembras que padecen estas alteraciones suelen ser propensas a repetir el problema en los siguientes celos.
La gestación no previene la nueva aparición de Falsas Gestaciones.

 

Bulldog Sculpture