La reproducción canina siempre es un tema delicado. Desde la concepción hasta el alumbramiento hay grandes cambios en la hembra.

Si hablamos del Bulldog Inglés todo se complica mucho más, debido, en parte, a su morfología.

Dividiremos la reproducción en diferentes puntos para tratar de comprenderla un poco mejor.

.- PERIODO PRENATAL.

El ciclo estral en la perra comprende cuatro periodos:

Proestro Estro

Diestro Anestro

Macho y hembra deben gozar de buena salud, estar vacunados correctamente, y es necesario desparasitarlos antes de la cubrición.

a) CONCEPCIÓN:

Una vez seleccionados los progenitores hay que decidir cómo será la monta (natural o inseminación artificial), dónde se realizará y en qué momento.

La mayoría de veces se opta por la inseminación artificial, ya que el dimorfismo sexual existente en esta raza dificulta sobremanera la monta natural: los machos suelen ser de mayor tamaño que las hembras, por tanto éstas no soportan su peso; las dificultades respiratorias de ambos llevan a que acabes exhaustos e incluso en ocasiones peligre su vida; y por último, aumenta el riesgo de transmisión de enfermedades.

El lugar donde realizar la monta/inseminación debe ser tranquilo, sin distracciones, higiénico y en territorio del macho o neutro, nunca en el de la hembra. (Dominancia y sumisión).

Y por último, la elección del momento, punto clave para el éxito de la concepción.

Se debería controlar a la hembra, al menos con citologías vaginales, pero si es posible sería conveniente la realización de Test de Progesterona, que nos acercarán más al momento justo de la ovulación.

Las montas/inseminaciones se llevan a cabo durante 3 veces, a días alternos, ya que el semen permanece con vida y fértil, en el tracto genital de la hembra durante 48-72 horas.

b) MADURACIÓN Y EMBRIOGÉNESIS

Si la fecundación tuvo lugar, comienza un proceso de división y diferenciación celular que tendrá como fin el desarrollo del feto.

Hacia el día 23 a 25 de gestación, las vesículas embrionarias ya son visibles ecográficamente (incluso desde el día 18), y se detecta un pequeño latido que corresponde al corazón fetal.

Sería recomendable realizar un seguimiento del embarazo, vía ecografía, a los35 y 45 días (con mediciones de diámetros fetales). Más allá de este punto debe evitarse cualquier stress a la madre.

A partir del mes de gestación sería conveniente realizar un cambio paulatino de alimentación de la madre, hacia una dieta hipercalórica y con más aporte de Calcio y Fósforo; esto se consigue fácilmente con alimento para cachorros.

.- PARTO:

Es otro de los momentos delicados en el proceso de la reproducción, por ello hay que tener una buena comunicación con nuestro veterinario, que no dudará en ayudarnos y aconsejarnos llegados a este punto.

Es importante reconocer los signos prodrómicos para darnos cuenta de que el nacimiento de los cachorros es inminente.

Un signo frecuente es la disminución de la temperatura rectal de la hembra, en torno a 1º o 2º C. Para ello, una semana antes de la fecha prevista para esparto, será conveniente que tomemos a diario dicha temperatura rectal.

Otros signos pueden ser nerviosismo, anorexia, agresividad...

En muchas ocasiones, debido al tamaño fetal, la hembra no es capaz de alumbrar sola, y resulta necesario la realización de maniobras obstétricas para ayudar a la salida del cachorro, e incluso en ocasiones hay que recurrir a la cesárea.

.- NEONATOLOGÍA:

Si todo ha salido bien, tendremos en nuestras manos una preciosa camada de bulldog. Es importante que los cachorros mamen en las primeras horas de vida, para obtener el calostro de la madre, y para ayudar con su estimulación a la involución del útero materno.

 

Bulldog Sculpture