El prolapso de la glándula del Tercer Párpado es una patología muy frecuente en razas braquiocefálicas (a las que pertenece el Bulldog Inglés).

Otros nombres con los que se conoce esta patología son: Prolapso de Glándula del Tercer Párpado o Membrana Nictitante, Ojo de Cereza (Cherry eye).

Aparece en más frecuentemente en perros de edades comprendidas entre los 3 y 6 meses, aunque un pequeño porcentaje de casos se registra en animales mayores de un año de vida. Habría que indicar que el proceso se torna bilateral en un amplio número de casos.

harder

El prolapso cursa con lo que parece un bulto de color rosado en el canto medial del ojo.
Aún no está claro la razón de este prolapso, se piensa en un aflojamiento en las inserciones de la glándula en la base del cartílago, lo que origina que la glándula se agrande, y en ocasiones protruye por detrás de la membrana nictitante (tercer párpado).

No debe confundirse con la Eversión de la Membrana Nictitante, una patología cuya principal causa es una deformidad en el cartílago imbricado en el tercer párpado.

Por lo general es un proceso no doloroso, aunque la exposición continuada de la conjuntiva que cubre la glándula puede derivar en eritema e inflamación.

Tratamiento:

Existen varias alternativas de tratamiento, casi todas ellas quirúrgicas. A continuación detallaremos brevemente las más utilizadas.
.- No quirúrgicas:
A corto plazo se puede instaurar un tratamiento conservador, con hidratación/lubricación del ojo y sus anejos, y reintroducción manual de la glándula. Esta técnica raramente tiene un resultado definitivo.

.- Quirúrgicas: (todas bajo anestesia general)

Fijación de la base del cartílago:
Fijación de la glándula en el canto medial
Técnica de bolsillo o fijación mediante sobresutura conjuntival, a mi parecer la más empleada.

harder01 harder02 harder03

harder04 harder05 harder06

harder07 harder08

Fijación de la base del cartílago a la esclerótica.

Extirpación parcial de la glándula: totalmente desaconsejada, dado que esta glándula produce el 30% de la lágrima, lo que facilitaría una futura Querato Conjuntivitis Seca (QCS). Esta técnica se reserva para casos muy recidivantes.

NOTA: debido a la posibilidad de que el problema afecte bilateralmente, se recomienda esperar un tiempo prudencial antes de iniciar el tratamiento quirúrgico de uno de los ojos. Con esto se aprovecharía un tiempo anestésico para ambas cirugías.

El post-operatorio es sencillo. Consiste en protección de la cirugía realizada mediante la colocación de collar isabelino, y aplicación tópica de colirios antibióticos y antiinflamatorios tres veces al día durante 5 a 7 días.

 

Bulldog Sculpture