El Síndrome Braquicefálico consiste en una serie de anomalías de las vías respiratorias superiores que provocan obstrucción parcial del paso del aire.
Dentro de éste síndrome existen varios trastornos, que pueden presentarse aislados o en conjunto, tales como:

traquea

a.- Orificios nasales estenóticos
b.- Paladar blando elongado
c.- Mucosa faríngea redundante
d.- Hipoplasia traqueal (muy típica del Bulldog Inglés)
e.- Ventrículos laríngeos evertidos.
f.- Colapso laríngeo.
Hay factores que pueden contribuir a un agravamiento de los síntomas:

1.- Excitación
2.- Entorno extraño
3.- Áreas cerradas
4.- Hipertermia
5.- Obesidad
6.- Anestesia

Fisiopatología:

El cráneo de las razas braquicefálicas se encuentra acortado rostralmente, ello conlleva una serie de cambios anatómicos:
.- Compresión de los trayectos nasales y acortamiento y engrosamiento de las láminas cartilaginosas de los orificios nasales.
.-Distorsión de los tejidos faríngeos.

Durante la inspiración se generan presiones negativas muy elevadas a través de los orificios nasales obstruidos y la faringe. Esto conlleva cambios inflamatorios en la orofaringe. Secundariamente pueden desarrollarse modificaciones anatómicas como eversión de los cartílagos laríngeos, edema laríngeo y del paladar blando.
La persistencia de estas presiones negativas origina colapso de tejidos laríngeos.

El grado de obstrucción suele aumentar con la edad.

Signos clínicos:

Respiración con estertores, debido a que se requiere un esfuerzo para superar la obstrucción, el paladar blando se agita y vibra, al golpearse se inflama y se produce un edema.
Náuseas y tos con flemas.
Regurgitaciones (hay que diferenciarlo de vómitos).
Ronquido manifiesto en estados de relajación y sueño.
Jadeo excesivo
Disnea, cianosis
Intolerancia al ejercicio y en ocasiones síncopes.

Diagnóstico:

Raza: todas las pertenecientes a este grupo: Bulldogs, Carlinos, Bóxer...
Antecedentes de dificultad inspiratoria
Exploración física poniendo de manifiesto orificios nasales estenóticos, auscultación pulmonar con estertores, empeoramiento de síntomas con el stress, hipertermia, generalmente son animales obesos.
Mediante sedación ligera se puede evidenciar el paladar blando elongado y mucosas orofaríngeas inflamadas.
Se puede proceder a realizar radiografías de tórax y región cervical para detectar hipoplasias traqueales, alteraciones cardiacas y síntomas de megaesófago o hernia de hiato.

Tratamiento:

Varía según el tipo y número de trastornos concurrentes, y requiere intervención quirúrgica.
Esto es un punto crítico debido al riesgo anestésico de estos pacientes, recomendándose preoxigenar al paciente.
Se intentará aumentar el pH de los jugos gástricos mediante antiácidos (Ranitidina, Famotidina...) para minimizar los daños de esofagitis por reflujo.
Se recomienda administrar antiinflamatorios preoperatorios para disminuir la inflamación post-quirúrgica, Dexametasona y Prednisolona.
Las opciones quirúrgicas son las siguientes:
a.- Cirugía de los orificios nasales estenóticos (Rinoplastia), preferiblemente a edad temprana. (4 a 6 meses)
Se retira una cuña de tejido alar del orificio nasal y se suturan los bordes del corte con hilo delgado.
b.- Resección del paladar blando (Estafilectomia).
La incisión en el paladar blando debe situarse en el punto medio de las criptas tonsilares, recomendando suturar a la vez que se va extendiendo el corte, para evitar hemorragias.
c.- Los ventrículos evertidos se amputan.
d.- El colapso laríngeo es muy difícil de corregir, debido a que el tejido cicatricial suele estrechar más aún las vías respiratorias.

 

Bulldog Sculpture