La genética es una parte de la biología, aunque en sí es toda una Ciencia, tan compleja de entender como de controlar, pero no por eso deja de ser un tema interesante para aquel que se adentra en el mundo de la cría.


El Criador debe tener unas nociones básicas sobre Genética para intentar minimizar la aleatoriedad de los resultados obtenidos cuando cruzamos dos ejemplares, pues de otro modo, la cría sería un caos.
Para empezar hablaremos de una serie de conceptos básicos, sin profundizar mucho en jerga técnica, pero asentando las bases para entender el asunto que estamos tratando.
Todas y cada una de las características físicas de un individuo (así como algunas características comportamentales) están determinadas desde el mismo momento de la fecundación en el ADN que portan la mayoría de células del organismo. El ADN (Ácido desoxirribonucleico) está compuesto por una cadena de nucleótidos (proteínas) que contienen la Información Genética del individuo.

Estas cadenas de ADN, que van emparejadas, forman los Cromosomas, unidades complejas donde se almacena el material genético y que en los procesos de división celular sufren reorganizaciones en su estructura.

Con respecto a los cromosomas, y para no entrar en tecnicismos, tan solo diremos que la especie canina posee 39 pares de ellos en cada célula, es decir 78 cromosomas por cada núcleo celular, (a excepción de los gametos que tan solo portan 39 cromosomas y que más tarde explicaremos por qué esto es así).

De estos cromosomas, tan sólo un par determina el sexo del individuo, estos son los llamados Cromosomas Sexuales, que pueden ser del tipo Cromosoma X o Cromosoma Y.

Cuando se produce la fecundación, hay dos células que se fusionan: los Gametos, una procedente del macho (espermatozoide) y otra de la madre (óvulo). Cada una de estas células, como ya hemos indicado anteriormente, sólo cuenta con la mitad de material genético (39 cromosomas) en comparación con otras células de un individuo formado (78 cromosomas), y esto es así para que el conjunto de cromosomas de la unión de dos gametos dé como resultado una nueva célula con la misma cantidad de cromosomas que marca la especie (39 + 39).

Retomando los Cromosomas Sexuales (X e Y), explicaremos cómo se determina el sexo del futuro embrión. Esta diferenciación en el sexo del futuro cachorro tiene lugar desde el mismo momento de la fecundación y por tanto SÓLO depende de la genética, nada tiene que ver alimentación, hábitos comportamentales ni medicaciones.

Para esclarecer este asunto diré que un individuo hembra posee un par de cromosomas sexuales del tipo X (XX) en su dotación genética y un individuo macho posee un cromosoma X y otro cromosoma Y (XY). Si recordamos, cada Gameto (espermatozoide u óvulo) tan sólo tiene la mitad de cromosomas que una célula no sexual, y esto es el resultado del reparto en partes iguales del material genético en una de las últimas divisiones de las células precursoras de gametos. Por tanto, si una hembra porta Cromosomas XX y esto lo repartimos en dos óvulos, cada óvulo tendrá un cromosoma X. Sin embargo, en el macho, cada célula tiene Cromosomas XY, y al repartirse tendríamos un espermatozoide portador del cromosoma X y otro espermatozoide que porta el cromosoma Y.

¿Qué ocurrirá cuando estos gametos (espermatozoide y óvulo) se fusionen? Efectivamente, darán dos tipos de células resultantes dependiendo del material genético que porten: células XX (femeninas) o células XY (masculinas). (Ver cuadro adjunto)

genetica02

En vista de esto queda más que claro que quien determina el Sexo de la progenie no es otro que el macho, aportando el cromosoma Y en un número determinado de cachorros.

Con el ejemplo de la determinación del sexo abrimos la visión al apasionante mundo de la genética, pero no quiero que esta simplificación de lo hasta ahora explicado haga lanzar las campanas al vuelo y pueda parecer que la Genética es algo “simple”.
En efecto, pasando una nueva hoja de este manual de genética, aparece ante nosotros el Gen, que no hará más que complicarnos todo y que a buen seguro a alguno de los lectores le habrá jugado más de una mala pasada.

El Gen es un fragmento de ADN que porta una cierta información genética (color del pelo, tamaño, longitud de la cola, carácter...) y es la suma de todos los Genes la que conforma el individuo completo.

El Genotipo es la totalidad de información genética (genes) que posee un organismo y es la combinación de ADN recibido del Padre y de la Madre. El ambiente y, en mayor medida, el Genotipo, hacen que en cada individuo se desarrollen unas características concretas que podemos observar, esto es lo que se conoce como Fenotipo.

La transmisión genética no es un hecho lineal, sino que depende de factores intrínsecos ligados a los citados genes. Esto es así por la existencia de diferentes Alelos para cada gen (¡Ya empezamos a liar la madeja!). Un alelo es cada un a de las formas en que un gen puede expresarse, que pueden ser dos, tres o más, pero para simplificar las explicaciones asumiremos que sólo puede expresarse de dos maneras. A su vez, un Gen puede ser Dominante o Recesivo. Si es dominante, bastará con que en el individuo se presente una copia de ese gen (por parte del padre o de la madre) para que manifieste la característica que marca dicho gen. Sin embargo, si el gen es recesivo, para que la característica que lleva asociada se exprese en el animal es necesario la presencia de dos copias de ese gen (una del padre y otra de la madre); y qué mejor forma de verlo que con un ejemplo: si el gen de color de pelo tuviera dos alelos (dos formas de expresarse) Negro o Marrón, y el color Negro fuera Recesivo (n) y el Marrón Dominante (M), bastaría con que el cachorro tuviera una copia del gen Marrón para manifestar ese color sobre su piel. Sin embargo, para ser de color Negro, tanto la copia del gen del padre como de la madre deberían ser Negro (lo que no implica que ninguno de los dos padres tenga por qué ser de color negro). De nuevo recurro a una forma gráfica para explicar este asunto:

genetica

La explicación de este cuadro da pie para hablar de individuos Homocigóticos, es decir, los que cuentan con dos copias iguales del mismo alelo, o individuos Heterocigóticos, los que cuentan con copias distintas del alelo para el mismo gen.

Un individuo Homocigótico puede ser a su vez Dominante o Recesivo. El Homocigótico Dominante cuenta con dos copias del alelo dominante, por tanto la característica que se expresa es la única que porta sus genes (MM = MM), un Homocigótico Recesivo porta dos copias iguales del alelo recesivo y expresará la única característica que marcan sus genes (nn = nn). Los individuos Heterocigóticos siempre portan una copia del alelo dominante y otra del recesivo, expresando la característica que marque el alelo dominante (Mn o nM = MM).

Podemos llegar a varias conclusiones:

1º El cruce de un ejemplar Homocigótico dominante (MM) siempre dará crías que expresen la característica dominante (MM), unas serán homocigóticas dominantes (MM) y otras heterocigóticas (Mn o nM).

2º El cruce de dos ejemplares Homocigóticos recesivos (nn) genera individuos homocigóticos recesivos (nnnn).


3º Cruces entre individuos Heterocigóticos dan como resultado las tres posibilidades genéticas: homocigóticos dominantes (MM), homocigóticos recesivos (nn) y heterocigóticos (Mn o nM), por tanto, de individuos que expresan la característica dominante (MM) pueden nacer animales iguales a los padres (MM) o que expresen la característica recesiva (nn).

Para rizar más el rizo, cada característica física suele estar asociada a varios genes, por tanto se multiplica el azar, lo que explicaría que dentro de una misma camada nazcan perros con características morfológicas muy diversas.

La aplicación práctica de la genética puede ayudar mucho a un criador, sobre todo en lo que se refiere a problemas de Salud asociados a genes, pues si no se conoce la genética para esas enfermedades y cruzamos perros que no la han expresado, pero sin chequear, podemos encontrarnos con la desagradable sorpresa que el azar junte en algún cachorro esos dos alelos y manifieste la enfermedad.

Y después de este denso resumen sobre genética sólo queda terminar con un ejercicio de relajación, repetid todos conmigo: “La genética es mi amiga, la genética es mi amiga...”.

 

Bulldog Sculpture