Todas las razas tienen su Standard de raza, patrón por el que deben cortarse todos sus ejemplares y que marcan una guía por la que modelar los cruces y líneas de sangre para intentar obtener el Santo Grial, el Sumun, ese Bulldog Perfecto.

A lo largo de su historia (al igual que en otras razas), el Standard

ha ido cambiando y adaptándose, con pequeñas modificaciones sobre el papel, pero grandes diferencias en rasgos entre perros criados hace tan solo un siglo y los actuales Bulldogs, más influenciados por modas y factores estéticos que por motivos funcionales.

Dentro del puzle que conforma un bulldog inglés, sin lugar a dudas la cabeza es una de las partes más sobresalientes, suele ser lo primero que vemos al mirar al perro, una buena expresión le aporta carácter, en ella confluyen múltiples cualidades típicas de la raza como son orejas, ojos, región frontal, labios, mandíbula, dientes....

Eucyon

Para que el perro que se pasea hoy en día por los rings o duerme plácidamente a los pies de su dueño adquiera esta morfología tan peculiar han pasado siglos de evolución y selección. No podemos olvidar que todas y cada una de las razas de nuestra era provienen de un antepasado común. El esbozo del primer perro doméstico data de hace 12.000 años, un perro muy parecido al actual lobo que tras siglos y siglos de evolución a dado lugar al amplio espectro morfológico y genético que conforma el árbol canino.

Centrándonos en el Bulldog Inglés, y con tan solo un golpe de vista, podemos apreciar que cualquier parecido entre estos Molosos y el lobo es pura coincidencia. Han cambiado tamaños, proporciones, color y tipo de manto, carácter...
Si hablamos del tema que ocupa este artículo, la cabeza, ahí sí nos daremos cuenta del trabajo hecho por la selección del hombre. Toda la anatomía ósea y de tejidos blandos ha sido alterada.

craneolobocraneobull01

El cráneo ha sido comprimido rostralmente, los huesos frontales se han curvado y adquirido una disposición más vertical. El acortamiento del rostro ha producido que los cornetes nasales deban ocupar un espacio más reducido, agolpándose entre ellos, lo que origina una disminución del diámetro de la luz, recordemos que en estos cornetes se calienta el aire antes de ser introducido hacia vías respiratorias inferiores, y la naturaleza no ha querido prescindir de ellos, por tanto, para poder albergar una cantidad considerable de superficie de contacto con el aire, dichos cornetes nasales se pliegan entre sí.

Los huesos nasales ahora son cortos, al igual que el maxilar superior, lo que origina que en algunos individuos, los molares y premolares se apelotonen o deban rotarse para que sus raíces no choquen dentro del hueso alveolar.
Por el contrario, la mandíbula no se ha reducido tanto proporcionalmente, dando lugar a un prognatismo pronunciado típico de la raza, pero que el tiempo ha sabido compensar arqueando las ramas de la mandíbula para que los incisivos y caninos inferiores no sean visibles desde el exterior cuando la boca permanece cerrada.

La órbita del globo ocular, conformada por los huesos cigomáticos y la apófisis cigomática del temporal, ha tenido que agrandarse para albergar un globo ocular de dimensiones mayores, posicionando los ojos y ángulo de visión más hacia el frente que en otras razas no braquicéfalas.

craneo01

Acompañando a todos estos cambios, progresivos a lo largo de la evolución del Bulldog Inglés, se ha modificado también la conformación estructural de los tejidos blandos adyacentes. La porción posterior del cielo de la cavidad bucal, conocido como paladar blando se ha engrosado y acortado para que su ápice más caudal no interfiera con la glotis. En los individuos donde este acortamiento no ha sido tan efectivo presentarán ciertas dificultades respiratorias, aunque por suerte en los últimos años se han seleccionado perros para la cría que no presenten esa respiración agónica.

Fruto de la compresión de estructuras, la mucosa de la faringe (orofaringe y nasofaringe) ha experimentado un crecimiento redundante, con pliegues de tejido cercanos a las tonsilas. La lengua, para quedar albergada dentro de la boca, también ha sufrido cambios, aumentando su grosor y anchura.

craneo02

Antes de empezar con el desglose de las características de todas y cada una de las partes de la cabeza hemos de conocer lo que marca el Standard de la Raza, para ello haré un breve resumen de los textos existentes en la bibliografía.

Estándar de 1987 (Asamblea de Jerusalén):

Cabeza grande, de perímetro (medido por delante de las orejas) aproximadamente igual a la altura de la cruz. Vista de frente debe parecer alta, ancha y cuadrada, y se aprecia alta desde la esquina de la mandíbula inferior al punto superior del cráneo. Vista de perfil se aprecia alta y corta del occipital a la punta de la nariz. Frente plana, con mucha piel sobre la cabeza, suelta y arrugada pero nunca colgando sobre la cara. Huesos frontales prominentes, anchos, cuadrados y altos; con una depresión profunda y ancha entre los ojos. Desde el stop, un surco ancho y profundo se extiende desde la mitad del cráneo trazado hasta el ápice. Morro corto, ancho, vuelto hacia arriba y profundo, desde el ángulo del ojo al ángulo de la boca. Trufa y hollares grandes, anchos y negros; bajo ninguna circunstancia serán de color hígado, rojo o marrón. La punta de la nariz remangada hacia los ojos.

La distancia entre el ángulo interno del ojo hasta la punta de la trufa no puede ser superior a la distancia que hay entre la punta de la trufa y el labio inferior. Hollares grandes y abiertos, con una fina línea vertical entremedio bien definida. Labios anchos, espesos y colgantes cubriendo la mandíbula inferior únicamente sobre los lados, no sobre la parte delantera, juntándose con el labio inferior en la parte frontal y encubriendo los dientes.

Mandíbulas anchas, sólidas y cuadradas. La mandíbula inferior proyectándose de frente considerablemente encima de la superior y doblándose hacia arriba. En conjunto, vistos por delante, los rasgos de la cara deben repartirse de forma equilibrada a ambos lados de una línea mediana imaginaria que, en posición vertical dividiese la cabeza en dos partes

Anterior a este Standard existe una versión más antigua que data de 1865, firmada por Philo-Kuon (seudónimo del que en realidad fuera Samuel Wickens), en la que se hace referencia a una medida: la circunferencia de la cabeza, cuya longitud debía ser: 50,8cm.

En versiones posteriores se premió la exageración en los rasgos y tamaño de la cabeza, más influenciado por las exigencias del público que por la coherencia.
Y para terminar con este recordatorio añadiremos una de las últimas modificaciones del Standard, la de Octubre de 2009:

El cráneo relativamente grande en circunferencia. La cabeza, vista de frente se ve alta desde el ángulo de la mandíbula inferior a la cima del cráneo, también muy ancho y cuadrado. Mejillas bien redondeadas y extendiéndose lateralmente más allá de los ojos.

Vista de lado, la cabeza se ve muy alta y moderadamente corta desde atrás hasta la punta de la nariz. Frente plana con piel sobre y alrededor de la cabeza, ligeramente suelta y sutilmente arrugada sin excesos, ni prominente ni sobresaliendo de la cara.

Desde un bien definido “stop” (depresión naso-frontal), se inicia un surco o línea que se extiende hasta la mitad del cráneo, pudiendo ser trazada hasta la parte superior del mismo. La cara es relativamente corta, desde los huesos de la mejilla hasta la nariz, pudiendo su piel estar ligeramente arrugada. El hocico es corto, ancho, curvado hacia arriba, y profundo desde el ángulo del ojo hasta la comisura de los labios. La nariz y los agujeros de la nariz es grande, ancha y negra; bajo ninguna circunstancia la nariz puede ser marrón, roja o color hígado. La distancia desde el ángulo interior del ojo (o del centro del stop entre los ojos) al extremo de la punta de la nariz, no debe ser menor a la distancia desde la punta de la nariz al borde del labio inferior. Los agujeros de la nariz son grandes, anchos y abiertos, con una línea vertical bien definida entre ellos. Los belfos son gruesos anchos y profundos, cubriendo la mandíbula inferior en ambos lados, pero uniéndose al labio inferior en el frente. Dientes no visibles.

Mandíbula ancha, fuerte y cuadrada, ligeramente proyectada hacia delante de la superior con una moderada curvatura hacia arriba. La arruga sobre la nariz, si está presente, entera o partida, nunca debe afectar ni hacer menos visibles los ojos ni la nariz. Los agujeros de la nariz pinzados o muy estrechos y una arruga sobre la nariz excesiva son no aceptables y deberían ser seriamente penalizadas.
Vista de frente todas las partes de la cara deben ser equitativamente proporcionadas y simétricas teniendo en cuenta una imaginaria línea central de arriba debajo de la cabeza”.

Como se puede comprobar, las modificaciones del Standard en torno a la cabeza han sufrido pocos cambios, tan solo se deja de hacer referencia a la relación “altura a la cruz-circunferencia de la cabeza”, aunque si nos fijamos en imágenes de bulldogs a lo largo de los años, notaremos una tendencia al cambio muy marcada.

CribAndRosa

Desde el famoso cuadro de Crib & Rosa, que data de 1817, donde se representan los precursores del actual bulldog, los cambios no han parado de sucederse.
Los rasgos faciales se han ido exagerando con cráneos más voluminosos, acortamiento del hocico, mayor curvatura de mandíbula...

 

 

1850                   1896                    1920                     1930

cabeza1850bcrib1896bhistory1920bpugilisb

 

Bien, una vez conocida la teoría, profundizaremos en la “práctica”, extrapolando estos conocimientos al perro. Para empezar con la disección lo haremos siguiendo el orden del Standard.

p3 2history06bLa forma relativa del cráneo, visto de frente, debe tender a ser cuadrada. Este rasgo se ha ido acentuando con el paso de los años, favorecido por el aumento de la anchura de la mandíbula que confiere a la parte inferior de la cara una envergadura pareja a la región frontal y facilita ese “dibujo” cuadrangular del rostro, mucho más triangular en perros del siglo pasado, con mandíbulas y hocicos más estrechos. Si nos remontamos al siglo XVIII, esas caras eran más alargadas debido a un menor tamaño de la cabeza, morros más largos y escasez de arrugas.
La amplitud de mejillas ha sido un rasgo característico desde principios del siglo XIX, más acuciado en la actualidad, no por aumento de la masa del músculo masetero sino por una piel más arrugada en términos generales.
Si decíamos que el frente del Bulldog había cambiado desde sus orígenes, el perfil de la cabeza lo ha hecho mucho más.

perfil01El actual Standard remarca lo corta que debe ser la cabeza con respecto a la altura, sin embargo no siempre ha sido así.

En sus orígenes, el Bulldog, poseía un morro algo más alargado que sobresalía de la línea del rostro, aunque ya por esa época se notaba cierta curvatura del plano nasolabial, que más tarde, y con el progresivo acortamiento del caño nasal, dará lugar al perfil de cara plana del que presumen los individuos actuales.

Por el contrario, la longitud de la mandíbula apenas ha cambiado, como ya explicamos al hablar de la anatomía ósea, necesitándose una curvatura de la misma para que el cierre estético de la boca no deje al descubierto la dentición.

perfil01bperfil02bperfil03bperfil04b

 

hipertipobLa cantidad de piel, y por consiguiente de arrugas, también han sufrido cambios, llegando en la actualidad a existir individuos, denominados hipertípicos, con un desarrollo tal del tejido tegumentario que excede toda norma del Standard, sobrepasando la arruga existente sobre la nariz el plano nasal, al igual que los múltiples pliegues sobre la frente del animal, los cuales, en ocasiones, pueden interferir con la correcta visión, e incluso predisponen a patologías tales como en Entropión. Estas exageraciones son fruto de modas relativamente recientes ya que hasta no hace muchas décadas, la frente del bulldog presentaba únicamente una depresión central con pequeños pliegues y las arrugas que cubrían los laterales de la cara no llegaban a converger sobre la trufa.

 

Un rasgo muy apreciado por jueces y entendidos de la raza es la distancia entre la punta de la nariz y el borde del labio inferior, tramo que ha de ser largo, al menos tanto como la distancia que existe desde el lagrimal hasta el centro de la trufa. Dicho rasgo, muy presente en toda la evolución de esta raza ha quedado un tanto en el olvido en la actualidad, y podemos ver, lamentablemente, perros con labios inferiores muy cercanos al plano nasal, los que les confiere un aspecto de cara corta e interfiere en definir un correcto Layback(1).

layback

nariz03nariz02La definición de los orificios nasales o narinas “grandes, anchos y abiertos” a parte de función estética, también facilitan una mejor respiración al animal, permitiendo un mejor tránsito de aire en cada movimiento respiratorio.

El plano nasal ha de ser continuación lineal del perfil de la cara, y no sobresalir de dicho plano. Este rasgo, que en tiempo pasado tuvo su explicación funcional para permitir al perro respirar mientras asía con sus fauces la presa, en la actualidad sigue presente, aunque es cierto que se ven perros con trufas prominentes que afean la armonía se ese perfil recto característicos de la raza.

La mandíbula ancha a la que hace referencia es texto del Standard es un rasgo muy deseable pero que por desgracia está carente en ciertas líneas de sangre de la actualidad. Esas mandíbulas estrechas le restan dureza y sensación de fuerza a los rasgos del animal.

OJOS.- Vistos de frente, situados en una posición baja en el cráneo, bien separados de las orejas. Los ojos y el "stop" están en una misma línea recta, en ángulo recto con el surco frontal ("furrow"). Bien separados, no obstante los ángulos externos dentro de la línea exterior de las mejillas. De forma redondeada, tamaño moderado, ni hundidos ni prominentes, de color muy oscuro, casi negros, no mostrando el blanco cuando se miran directamente de frente. Libres de obvios problemas oculares.

OREJAS.- De inserción alta, es decir que el borde delantero de cada oreja (vista de frente) toque el borde del cráneo en su margen superior, de manera de que estén lo más separadas entre sí, lo más altas y separadas de los ojos como sea posible. Pequeñas y delgadas. Las "orejas en forma de rosa" correctas, son las que las arrugas internas caen hacia atrás, el borde superior, frontal interno, curvándose hacia afuera y hacia atrás, mostrando parte del interior del canal auricular.

BOCA.- Las mandíbulas son anchas y cuadradas, con seis incisivos frontales pequeños, entre los caninos, situados en línea. Los caninos bien separados entre si. Los dientes, grandes y fuertes no se ven cunado la boca está cerrada. Vista de frente, la mandíbula inferior está exactamente situada debajo de la mandíbula superior y de forma paralela.

Parte II

 

(1) Layback: línea recta imaginaria trazada sobre el perfil del perro que trazada en el surco entre los ojos debe tocar la punta del labio inferior, la punta de la nariz y la cima de la cabeza. Además debería formar un ángulo de 45 grados con la horizontal.

 

Bulldog Sculpture